Comentarios

Tejido conectivo


Los tejidos conectivos tienen origen mesodérmico.

Se caracterizan morfológicamente por tener varios tipos de células sumergidas en una gran cantidad de material extracelular, sustancia o matriz amorfa, que es sintetizada por las propias células del tejido.

La matriz es una masa amorfa, gelatinosa y transparente. Se compone principalmente de agua y glucoproteínas y una parte fibrosa de la naturaleza proteica, las fibras conectivas.

Las células conectivas son de varios tipos. Los principales se presentan a continuación.

Fibroblastos

Célula metabólicamente activa, que contiene extensiones citoplasmáticas largas y delgadas. Sintetiza colágeno y sustancias matriciales (sustancia intercelular).

Macrófago

Célula de huevo, que puede contener largas extensiones citoplasmáticas y numerosos lisosomas. Responsable de la fagocitosis y pinocitosis de partículas extrañas o no al organismo. Elimina los restos celulares y promueve la primera lucha contra los microorganismos invasores de nuestro organismo. Activo en el proceso de involución fisiológica de algunos órganos o estructuras. Este es el caso del útero que, después del parto, sufre una reducción de volumen.

Mastocitos

Célula globosa grande, sin extensiones y llena de gránulos que dificulta ver el núcleo por su cantidad. Los gránulos están compuestos de heparina (sustancia anticoagulante) e histamina (sustancia involucrada en procesos de alergia). Esta última sustancia se libera en tiempos de penetración de ciertos antígenos en el cuerpo y su contacto con los mastocitos, desencadenando la consiguiente reacción alérgica.

Plasmocitos

Célula ovoide, rica en retículo endoplásmico rugoso (o granular). Poco en el rango normal, pero abundante en lugares sujetos a la penetración de bacterias, como los intestinos, la piel y los lugares donde hay infecciones crónicas. Productor de todos los anticuerpos en la lucha contra los microorganismos. Se origina en el tejido conectivo a partir de la diferenciación de células conocidas como linfocitos B.

Los diferentes tipos de tejido conectivo están ampliamente distribuidos por todo el cuerpo y pueden realizar funciones de relleno de espacio entre órganos, función de soporte, función de defensa y función de nutrición.

La clasificación de estos tejidos se basa en la composición de sus células y la proporción relativa entre elementos de la matriz extracelular. Los principales tipos de tejidos conectivos son: suelto, denso, adiposo, reticular o hematopoyético, cartilaginoso y óseo.


Video: Tejido conectivo. Histología (Septiembre 2021).